Esto ya ha ocurrido: Refugiados en Europa

Refugiados en 1938

Viñeta publicada en 1938 por el periódico británico Daily Express, mostrando a los judíos que huían de la opresión nazi y la negativa de los países europeos a acogerlos.

“Reunidos junto a las tranquilas aguas del lago Ginebra, un grupo de 32 representantes políticos no logró llegar a un acuerdo sobre como albergar a cientos de miles de refugiados que huían de una violenta opresión”.

Esta frase podría referirse a la situación actual respecto a la crisis de refugiados en Europa, pero describe algo que ya pasó hace 77 años: Así comienza el artículo “Look back and learn: The Evian Conference in 1938”, con el que la agencia de noticias IRIN nos recuerda el hecho de que no es la primera vez que Europa se resiste a dar cobijo a refugiados huyendo del horror en su país de origen: ya ocurrió en 1938 cuando miles de judíos intentaban escapar de la persecución nazi en Alemania.

El artículo profundiza en la conferencia de Evian, celebrada en Francia en 1938 por invitación del presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt. Esta conferencia tuvo lugar a causa de la sobrecogedora situación en la que se hallaban millares de refugiados judíos de Alemania y Austria y por la necesidad de encontrar soluciones urgentes frente a las vulneraciones de derechos contra la población judía establecidas en leyes nazis impulsadas por Adolf Hitler.

En 1938, más de medio millón de refugiados buscaban refugio en Europa, huyendo de los nazis que, conforme a las Leyes de Nuremberg, habían declarado apátridas a 900.000 judíos alemanes y a 200.000 judíos austriacos.

Como resume IRIN, la conferencia no llegó a ningún resultado significativo después de diez días de deliberaciones: “País tras país, se levantaron y expresaron su empatía por los refugiados pero no ofrecieron ninguna ayuda práctica (…) Lord Winterton, representante de Gran Bretaña subrayó claramente la postura de su país: ‘Reino Unido no es un país de inmigración‘”.

“Permanecer sentada en aquella espléndida sala y ver como los delegados de 32 países se levantaban por turnos para explicar lo mucho que les gustaría acoger a un número sustancial de refugiados y lo mucho que sentían no poder hacerlo, fue una experiencia terrible” – Golda Meir, antigua presidenta de Israel.

Imogen Wall, la autora del artículo, destaca que el contexto histórico y cultural actual es diferente al de la Europa de entreguerras, pero que la oposición a acoger a los inmigrantes judíos en 1930 se basaba en los mismos argumentos que los políticos presentan frente a la actual crisis de refugiados: la seguridad, la necesidad de mantener una sociedad cohesionada y la protección de los intereses económicos nacionales:

“Una preocupación clave era el efecto desestabilizador que un gran número de refugiados tendría en la sociedad, causada por la percepción de que serían incapaces de asimilarlos, una noción que hoy es el núcleo del actual debate sobre la crisis de refugiados Sirios”, afirma Wall en su artículo.

“No tenemos problemas raciales reales y no tenemos deseos de importar uno”
– T. W. White, representante de Australia, Evian, 1938.

“Permitannos detener completamente la inmigración durante un tiempo y dar a nuestra actual población extranjera la oportunidad de americanizarse antes de que ellos nos extranjericen.”
– Editor de la revista Defender, 1938.

Te recomendamos que leas el artículo completo (en inglés),  que incide sobre los miedos y temores de la sociedad de la época: la crisis económica de los 30, los sentimientos nacionales, las diferencias culturales, el oportunismo político, el antisemitismo… y nos permite reflexionar sobre un hecho histórico que no debería repetirse, pero que tiene algunas similitudes con la situación actual.

“Negarse a afrontar una crisis masiva de refugiados es una decisión que ni es neutral ni sucede sin consecuencias” – Imogen Wall, 2015.

 

 

AECID UNICEF

Esta web ha sido realizada con el apoyo financiero de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).